Caribe Sur

Una región que posee hermosas playas bordeadas por una densa vegetación y en algunos casos, decoradas con formaciones de coral complejos y de gran importancia para el equilibrio del ecosistema marino. Lugares espectaculares para practicar buceo.

 

Comprende desde el sur de la ciudad de Limón hasta el río Sixaola, hacia el sur, el cual forma una frontera natural con Panamá y hacia el oeste hasta el nacimiento oriental de la Cordillera de Talamanca , una regioón montañosa, repleta de una rica biodiversidad, con una amplia red de ríos y bosques de impresionante altura, llegando a alcanzar los 50 metros.  Hacia el este su límite natural es el Mar Carbie, dotado de una línea costera de gran belleza.

 

Entre sus playas de aguas cristalinas están: la muy visitada Playa Viscaya donde se encuentra la desembocadura del Río Viscaya que es ideal para nadar; Playa Negra de Cahuita, con arena de color oscuro y belleza escénica.

 

Continuando el recorrido por esta recta línea costera se llega al Parque Nacional Cahuita, una hermosa zona que protege no solo la flora y fauna terrestre sino además a sus ecosistemas marinos únicos. Aquí está Playa Blanca, de gran belleza paisajística; Punta Cahuita, rodeada por el arrecife de coral más importante del atlántico costarricense, de 600 hectáreas de extensión y que se extiende unos 500 metros de la costa; Puerto Vargas, aguas tranquilas cuyo oleaje se vuelve fuerte cerca de la desembocadura del Río Carbón.

 

En dirección sur, entre el Río Carbón y el Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo, nos encontramos con el pueblo de Puerto Viejo y  más al sur Cahuita, aqui hay una mezcla cultural con más de 50 nacionalidades. Por el contrario, Westfalia y Penhurst, son localidades tranquilas y con fuerte presencia de la cultura afrocaribeña.

 

Por la línea costera asoman su gran belleza las playas de Playa Negra (de Puerto Viejo), con arena de color negro  y  Playa Cocles de arena color blanca, adornadas con un pequeño arrecife coralino lleno de vida marina.

 

Destacan también Playa Chiquita (con formaciones de coral) y Punta Uva (al lado de Manzanillo), con unas fuertes corrientes, arena casi blanca y sus propias formaciones de coral. 

 

Casi finalizando la costa caribe están las playas de Manzanillo y Gandoca que forman parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo. Aquí hay varias puntas de arrecifes que sobresalen de la superficie y su oleaje es suave.

 

La Laguna Gandoca, es otro atractivo paraje natural que se alimenta por la suave quebrada Mata Limón con el Humedal Gandoca producido por el rebalse del Río Sixaola donde gran variedad de aves acuáticas buscan su alimento. 

 

Hacia la Cordillera de Talamanca, la población indígena Bribrí, que habita esta región ha sido testiga por siglos de los cambios que el Caribe Sur ha sufrido y se mantienen fieles a sus tradiciones confeccionando gran variedad de artesanías tradicionales como un apoyo económico y como una herramienta de esparcimiento y preservación cultural. 

 

Además como ejemplo de desarrollo sostenible está la Reserva Indígena de Keköldi, que forma parte de la Red de Ecoturismo de Talamanca ya que tiene proyectos ambientales, una plataforma para la observación de aves rapaces de renombre mundial y un criadero de iguanas verdes.

 

La Cordillera de Talamanca está conformada por la Gran Reserva de la Biosfera La Amistad, un gran territorio que protege más de 40 especies de mamíferos, como el jaguar y la danta, abundancia de aves y anfibios. Este imponente territorio reúne a los picos más altos de Costa Rica y concentra la mayor cantidad de áreas protegidas y reservas indígenas entre las que están: la Reserva Indígena Tayni, la Reserva Indígena Chirripó,  la Reserva Indígena Bribrí de Talamanca y a Reserva Biológica Hitöy Cerere, cuyo nombre proviene de la lengua Bribrí, que significa manto verde y aguas claras debido a su densa vegetación de bosque alto (hasta 50 metros) y ríos que forman cascadas de impresionante belleza.